lunes, 2 de abril de 2018

Mariposas verdes, la cruda realidad de un adolescente gay

Desgarradora y cruda, pero simplemente realista, es la forma que utiliza Mariposas verdes, película colombiana del director Gustavo Nieto, para ilustrar el sufrimiento de muchos adolescentes homosexuales. 

¿Qué convierte la vida de un chico o chica atraída hacia personas de su mismo sexo en un infierno? Más que el rechazo o el temor al mismo, es ser humillado y maltratado por su orientación sexual. Esto es precisamente lo observado en este film protagonizado por Deivi Duarte y Kevin Bury, una triste realidad presente en la actual sociedad, sobre todo en las escuelas.

La trama se centra en la vida de Mateo, un estudiante inteligente, sofisticado, carismático, con las mejores notas en su clase y con mucha audacia para expresar sus opiniones sin importarle las consecuencias. Sin embargo, su sexualidad será su desventaja ante sus compañeros y la rectora de su escuela, así como la razón de que, pese a poseer todos los requisitos para vivir feliz y reconocido en sociedad, se sienta desdichado.  

Por otro lado está Daniel, amigo de la infancia de Mateo que se enamorará de él. Daniel tiene un padre machista y autoritario, razón por la cual se siente aterrorizado de revelar su sexualidad, pero este temor no le impedirá comenzar una relación sentimental con Mateo, a quien realmente ama. Mateo le es recíproco.

Deivi Duarte y Kevin Bury interpretan a Mateo y a Daniel,
dos jóvenes homosexuales que se aman. Foto: Agencia
La química entre Deivi Duarte y Kevin Bury es excelente. A pesar de que ambos actores son heterosexuales, realizan impecable y profesionalmente varias escenas románticas en las cuales incluyen algunos besos. Los dos muestran un gran compromiso actoral en donde no solo personifican a chicos gays, sino que ilustran de forma clara y muy convencible el sufrimiento por el cual este tipo de jóvenes atraviesa en la vida real, llegando al corazón de los espectadores y haciéndoles pensar si en realidad la sociedad hace bien en rechazar a los adolescentes homosexuales.

Los hechos de matoneo y discriminación acontecidos en el colegio donde Mateo y Lucas estudian reflejan exactamente lo mismo que sucede en muchas escuelas a los jóvenes miembros de la comunidad LGBTI. Más aún, la trama nos permite ver la angustia, el dolor, la ansiedad y el temor que esto les genera.      

Gustavo Nieto Roa hace un buen uso de los elementos cinematográficos (los diálogos, las imágenes, la música y la actuación) para traer una historia basada en hechos reales. Sí, Mateo existió, pero no era llamado así, su nombre en la vida real era Sergio Urrego y, sí, se suicidó. Lo hizo precisamente por no poder tolerar más el dolor y la discriminación que le traía el ser homosexual. Su mundo entero pareció ponerse en su contra y, a pesar de ser un estudiante con excelentes calificaciones, muy educado y talentoso, todo esto valió nada cuando se enteraron de su verdad, lo cual desmoronó su mundo; de paso, los padres de su novio, incitados por la rectora de su colegio, lo demandaron por acoso sexual.

Sergio dejó varias cartas en las cuales desmentía esos hechos. También dejó en su computador y celular todas las conversaciones que comprobaban que la acusación por acoso sexual era falsa. A la final, Sergio se convirtió en un símbolo de la lucha por los derechos humanos de la comunidad sexo diversa en Colombia y en una imagen perfecta que ilustra cómo el sistema falla a favor de algunos ciudadanos, especialmente los más jóvenes. 

Esto último hace referencia a que Sergio fue echado del colegio debido a su sexualidad a pesar de ser el mejor estudiante en su clase, lo cual le negó el derecho a la educación.

Esta película entonces no es para entretener, es un retrato de un hecho real y de una cotidianidad a la cual pertenecen muchos jóvenes, siendo a la vez un ente educativo que busca apelar a la conciencia de la sociedad y, sobre todo, de los sistemas educativos, sobre el trato hacia las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, quienes no deberían ser etiquetados, sino simplemente tomados en cuenta como seres humanos, la cual es su característica principal.
Trailer de Mariposas verdes, película de Gustavo Nieto

Harold Sánchez





No hay comentarios.:

Publicar un comentario