martes, 31 de mayo de 2016

Room: amor de madre como nunca mostrado en el cine



Harold Sánchez
 
Pensando en el día de la madre, y en algo en lo que el cine pudiera relacionarse a ello, acudió a mi mente esta película que me conmovió bastante. No soy persona de llorar por películas, y esta casi lo logra, bueh, me conmovió. 

 Lo que más llama mi atención es ver cómo Joy (la protagonista de la historia) quiere incondicionalmente a su hijo Jack, a pesar de ser este niño producto de una violación. Necesitaría entrevistar a alguna chica que haya experimentado esto para poder saber exactamente cuál es el sentimiento producido al cargar una criatura no querida, y peor aún, impuesta por un hombre sádico y con mente dañada, pero por intuición, puedo decir que no debe ser agradable.

Esta película trata sobre Joy y su hijo Jack, quienes están en una habitación cerrada con una puerta operada por un sistema de seguridad electrónico y cuya clave desconocen. El poseedor del código que la abre es un hombre de cuyo nombre ni siquiera tienen idea. Ellos lo llaman “Old Nick”. Joy le tiene terror. Sin embargo, es sumisa a sus exigencias, pues está atrapada y tiene todas las de perder, pero no deja que Jack se le acerque para evitar que le haga algún daño.

Joy tenia 17 cuando entró a la habitación, y la trama del largometraje comienza a sus 24 años, es decir, siete años después. Jack tiene 5, lo cual quiere decir que nació dentro de la habitación y su padre es la única persona que entra allí aparte de ellos dos: “Old Nick”.

En todo ese tiempo Joy solo ha visto la luz del sol a través de un pequeño tragaluz en el techo, y Jack ni siquiera conoce el mundo
Joy y Jack solo ven el sol mediante un tragaluz. Foto: Agencia
En todo ese tiempo Joy solo ha visto la luz del sol a través de un pequeño tragaluz en el techo, y Jack ni siquiera conoce el mundo exterior. Para él las montañas y  océanos son irreales, solo existen en la TV que los acompaña a él ya su mamá allí en la habitación. Joy se ha encargado de hacerle creer que el mundo se limita solo a ese pequeño espacio donde están. Todo intencionalmente para evitarle un daño emocional y mental. 

Gracias a un plan arriesgado, pero efectivo, que involucra a Jack haciéndose el muerto para que “Old Nick” lo sacara y pudiera escapar para advertir a la policía, ambos quedan libres y vuelven al mundo “real”, en donde Joy se reencuentra con sus padres y viejos amigos. Jack, por el contrario, es una sorpresa para todos. Cuando Joy desapareció, lo hizo sola, y sin ninguna intención de ser madre. Ahora regresa con un pequeño no planeado y lo presenta al mundo “real”, a todos los que la conocen.
La comunidad entera, así como la prensa, se conmueven al escuchar su historia. Sin embargo, el padre de la chica no termina de aceptar que tiene un nieto traído al mundo en forma indeseada e ilegitima, y lo demuestra al no atreverse siquiera a mirar al pequeño, acción que molesta fuertemente a Joy.

Este tipo de reacción por parte del señor es, a mi parecer, normal, pues se trata de una criatura impuesta a su hija en una forma repudiable e inhumana. Pero a pesar de todo, Joy ama a su hijo. La razón debe estar en que nada es culpa de Jack. Tal vez fue él quien le dio fuerzas para resistir todos los años de cautiverio. Y pues, se puede ver como madre e hijo compenetran mucho al trabajar en armonía perfecta con el plan de liberación.

Esto es lo que me conmueve de la película y mi mente no alcanza a comprender, ver a una chica haciendo su papel de madre con toda dedicación y amor aun cuando su hijo es producto de una violación. A través de toda la trama podemos ver como Joy protege a Jack en todo momento, no dejando a su captor acercarse al pequeño e incluso permitiendo que este la maltrate a ella antes de dejarle siquiera tocarlo. 

La primera escena en donde alguien nota el amor de la chica por su hijo es cuando ambos están en la habitación  del hospital la mañana siguiente a su escape, y el médico encargado le indica a Joy algunos cuidados necesarios para Jack, quien está por primera vez en el mundo exterior, y luego dice: “Lo más importante que pudiste hacer fue sacarlo mientras aún es moldeable”. Con esto quiso indicar que el pequeño aún puede adaptarse al mundo. Posiblemente, si hubiese durado más tiempo encerrado, hubiese podido ser víctima de un shock al encontrarse con la “realidad”, lo cual le hubiese impedido incorporarse a la sociedad como una persona normal.  

Joy se enfrenta a su padre por no querer al niño y protege a este  de todo elemento ambiental que le pueda causar daño, como gente desconocida, la prensa, animales y aquellas cosas aún desconocidas para Jack, y es muy conmovedor ver al pequeño adaptarse a su nuevo mundo. Como expresó un crítico de cine: “imagina comenzar a descubrir tu mundo a los cinco años”. Por otra parte, Neil Smith, de Total Film advierte: “Una caja de pañuelos podría no ser suficiente”.   

Jacob Tremblay, actor intérprete de Jack. Foto: Agencia 
Por el lado actoral, ambos protagonistas lo hacen genial.  Los primeros 47 minutos de la película son entre la madre, el niño y, en unos escasos minutos, su apresor, “Old Nick”. Es exactamente lo que un profesor solía decir, “una película de puro diálogo y actuación”. No me sorprende que Brie Larson haya obtenido tantos premios, incluyendo el Oscar como mejor actriz principal, y Jacob Tremblay (el actor infantil que interpretó a Jack) haya ganado 18 de las 22 nominaciones que  recibió en total en diferentes ceremonias.    

Emma Donogue escribió el libro sobre el cual se basa la película, y fue ella misma la encargada de crear el guion para el film. La dirección estuvo a cargo de Lenny Abrahamson. Su imaginación combinada dio fruto a esta historia aclamada por muchos críticos, quienes recalcan cómo el film recuerda al espectador la importancia de la vida y la libertad. En este artículo me enfoco, como ya quedó expresado al principio, en el amor maternal mostrado. 

Al final de la cinta podemos ver a un Jack feliz que juega y socializa con otros niños de su edad, que aprende a amar el mundo y la libertad. Todo esto gracias al amor de su madre, quien toleró torturas y daños emocionales para protegerlo. Este film muestra todo aquello que una mujer está dispuesta a hacer por el bienestar de su hijo y, especialmente, nos permite visualizar lo que verdaderamente es amar, debido a las circunstancias en las que el niño fue engendrado, y cómo esto no influyó en la relación madre-hijo. No he conocido otro film que muestre una situación similar. Me pregunto si en la vida real, una mujer victima de violación y maltrato como Joy podría amar a su hijo tal cual este personaje lo hace.
Jack no conoce el mundo real y su madre le crea una realidad alterna. Foto: Agencia

Joy protege a su hijo y le ayudará a adaptarse a la sociedad. Foto: Agencia

El vínculo madre e hijo es demostrado en gran manera en este film. Foto: Agencia






 

1 comentario:

  1. Es hermoso este artículo, no es posible que todavía existan desgenerados y peor aún que adactan su evolución a las situaciones sociales, como poder y atreverse a ser parte de una película real basada en el sufrimiento y maltrato en vez, de ser correspondido sentimentalmente.
    Felicidades amigo Harold, que todo aquel al leer estas líneas puedan ser parte de un cambio ante los acontecimientos a lo que muchas mujeres desgraciadamente se ven expuestas.

    ResponderEliminar