viernes, 1 de abril de 2016

¿Por qué me ENCANTA “We Can´t Sop” de Miley Cyrus?



Miley Cyrus en su controversial  cambiio
El pasado 24 de marzo se cumplieron 10 años del estreno de Hannah Montana, la serie que todos (o por lo menos los más jóvenes) conocemos como impulsadora de la carrera artística de Miley Cyrus. Esto me hizo recordar cuánto ha cambiado la ex estrella Disney y, especialmente, la canción con la cual vimos, estupefactos, este gran cambio. 

Ninguno de nosotros puede evitar sentir nostalgia por aquellos momentos cuando nos sentábamos frente al televisor a ver a la chica con doble vida: normal al ir a la escuela en las mañanas, y estrella del pop en los escenarios durante la noche, siempre utilizando una peluca para evitar ser reconocida por sus compañeros de clase y así poder vivir como una típica adolescente.

Bueno, quienes vieron la serie saben el resto…Miley cambió mucho después. Lo pudimos notar con el lanzamiento de “We Can´t Sop”, el primer sencillo promocional de su álbum “Bangers”, en el año 2013. En el video se observa una Miley fiestera con ropa ajustada haciendo travesuras juveniles fuera de control, travesuras muy alocadas, por cierto. Esto era solo un abrebocas, porque todo lo que venía después dejaría a muchos fans atónitos.

¿Qué pasó después? Bueno, la prensa y los tabloides de farándula ya lo han reseñado bastante, por lo tanto no redundaré aquí con esos datos. Mi objetivo es tratar el tema que ya mencioné más arriba: “We Can´t Sop”. 

¿Por qué me interesa esta canción? Aunque la letra escandalice a muchos padres, conservadores y religiosos, quienes la consideran una basura que incita a los jóvenes a cometer locuras, yo la veo como una expresión rebelde de un joven reprimido, alguien cuya vida ha sido controlada por mucho tiempo y quiere liberarse, y no necesariamente para hacer algo malo.  

Permítanme explicarme mejor: no hablaré mucho de mi vida, pues eso es algo privado y no me gusta compartirlo, pero les diré que por mucho tiempo viví una vida que no me gustaba. Una vida en la cual simplemente dejé las cosas pasar y permitirme ser controlado por otros, mientras mi espíritu se sumergía en una miseria conocida solo por Dios y yo. No era nada feliz, aunque para todos quienes me conocen era un chico normal y hasta afortunado por tener buenas notas, ser inteligente y bla, bla bla. 

Cuando escuché esta canción dije: “Hey, cool.” Nunca la tomé como un canto obsceno, sino que inmediatamente me sentí identificado, porque yo también quería tener mis propias reglas, divertirme, bailar, brincar, hacer mis complacencias, gritar, decir lo que quisiera, estar donde yo quisiera y con quien yo quisiera. No me refiero a hacer algo malo, sino de sentirme libre de represión, tener el control sobre mi propia vida y liberarme del miedo a atreverme a cambiar.

Mi parte favorita en toda la canción es “Remember only God can judge us. Forget the haters, cause somebody loves you” (Recuerda solo Dios puede juzgarnos. Olvídate de quienes te odian, porque alguien te ama). Estas palabras, aunque parezcan simples, tienen en realidad mucho poder, pues muchos piensan siempre en el “qué dirán”, lo cual representa la mayor estupidez realizada por una persona, gracias a que ello es el origen de todos los miedos. Quien no se atreve a enfrentar al mundo y vivir su vida de la mejor manera para sí, solo por temor a los pensamientos de los demás, está condenado a vivir en miseria perpetua y a irse a la tumba con insatisfacción personal, sin hablar de la amargura que acarreará durante toda su existencia.

Yo no quiero ser esa persona. Por eso estoy dispuesto a tomar un paso adelante y luchar por ser feliz. Canciones como esta me impulsan a ser más determinado, a no dejarme detener por nada ni nadie, y mucho menos a renunciar a mis sueños e identidad personal para complacer a otros. ¡No, señor, no!

Es bueno encontrar temas como este, escritos por personas que aunque lo hayan podido componer con propósitos comerciales, reflejan lo que yo, y muchos más sentimos. De ahí proviene mi pensamiento sobre no juzgar este track como inútil, pues alguien puede llegar a sentirse identificado con su letra. 

No quiero hacer creer que estoy incitando a alguien a consumir éxtasis o algo por el estilo, pero es agradable percibir cierto sentido de libertad transmitido por el contenido de esta canción. 

Miley declaró en una entrevista que la canción reflejaba el punto de su vida donde se encontraba al momento de lanzarla al mercado. Yo me considero en una etapa de grandes cambios personales y profesionales, así como de retos fuertes en los cuales me veré sometido a mucha presión. Parte de ello radica en mi proceso de madurez, el cual amerita dejar mucho atrás para poder alcanzarlo. ¡Esta canción sí que ayuda en ello!

No sé si me doy a entender. Tal vez solo me entiendan quienes amen la canción como yo.
Tampoco sé si levante polémica con esto, debido a mis raíces religiosas. Al parecer, he levantado mucha polémica últimamente. Confieso que me gusta, pero seré cuidadoso con mi boca y hechos. xD     

Aquí les dejo el link para que disfruten el video, si les gusta.
https://www.youtube.com/watch?v=LrUvu1mlWco 

Harold Sánchez
   

No hay comentarios.:

Publicar un comentario