lunes, 2 de abril de 2018

Mariposas verdes, la cruda realidad de un adolescente gay

Desgarradora y cruda, pero simplemente realista, es la forma que utiliza Mariposas verdes, película colombiana del director Gustavo Nieto, para ilustrar el sufrimiento de muchos adolescentes homosexuales. 

¿Qué convierte la vida de un chico o chica atraída hacia personas de su mismo sexo en un infierno? Más que el rechazo o el temor al mismo, es ser humillado y maltratado por su orientación sexual. Esto es precisamente lo observado en este film protagonizado por Deivi Duarte y Kevin Bury, una triste realidad presente en la actual sociedad, sobre todo en las escuelas.

La trama se centra en la vida de Mateo, un estudiante inteligente, sofisticado, carismático, con las mejores notas en su clase y con mucha audacia para expresar sus opiniones sin importarle las consecuencias. Sin embargo, su sexualidad será su desventaja ante sus compañeros y la rectora de su escuela, así como la razón de que, pese a poseer todos los requisitos para vivir feliz y reconocido en sociedad, se sienta desdichado.  

Por otro lado está Daniel, amigo de la infancia de Mateo que se enamorará de él. Daniel tiene un padre machista y autoritario, razón por la cual se siente aterrorizado de revelar su sexualidad, pero este temor no le impedirá comenzar una relación sentimental con Mateo, a quien realmente ama. Mateo le es recíproco.

Deivi Duarte y Kevin Bury interpretan a Mateo y a Daniel,
dos jóvenes homosexuales que se aman. Foto: Agencia
La química entre Deivi Duarte y Kevin Bury es excelente. A pesar de que ambos actores son heterosexuales, realizan impecable y profesionalmente varias escenas románticas en las cuales incluyen algunos besos. Los dos muestran un gran compromiso actoral en donde no solo personifican a chicos gays, sino que ilustran de forma clara y muy convencible el sufrimiento por el cual este tipo de jóvenes atraviesa en la vida real, llegando al corazón de los espectadores y haciéndoles pensar si en realidad la sociedad hace bien en rechazar a los adolescentes homosexuales.

Los hechos de matoneo y discriminación acontecidos en el colegio donde Mateo y Lucas estudian reflejan exactamente lo mismo que sucede en muchas escuelas a los jóvenes miembros de la comunidad LGBTI. Más aún, la trama nos permite ver la angustia, el dolor, la ansiedad y el temor que esto les genera.      

Gustavo Nieto Roa hace un buen uso de los elementos cinematográficos (los diálogos, las imágenes, la música y la actuación) para traer una historia basada en hechos reales. Sí, Mateo existió, pero no era llamado así, su nombre en la vida real era Sergio Urrego y, sí, se suicidó. Lo hizo precisamente por no poder tolerar más el dolor y la discriminación que le traía el ser homosexual. Su mundo entero pareció ponerse en su contra y, a pesar de ser un estudiante con excelentes calificaciones, muy educado y talentoso, todo esto valió nada cuando se enteraron de su verdad, lo cual desmoronó su mundo; de paso, los padres de su novio, incitados por la rectora de su colegio, lo demandaron por acoso sexual.

Sergio dejó varias cartas en las cuales desmentía esos hechos. También dejó en su computador y celular todas las conversaciones que comprobaban que la acusación por acoso sexual era falsa. A la final, Sergio se convirtió en un símbolo de la lucha por los derechos humanos de la comunidad sexo diversa en Colombia y en una imagen perfecta que ilustra cómo el sistema falla a favor de algunos ciudadanos, especialmente los más jóvenes. 

Esto último hace referencia a que Sergio fue echado del colegio debido a su sexualidad a pesar de ser el mejor estudiante en su clase, lo cual le negó el derecho a la educación.

Esta película entonces no es para entretener, es un retrato de un hecho real y de una cotidianidad a la cual pertenecen muchos jóvenes, siendo a la vez un ente educativo que busca apelar a la conciencia de la sociedad y, sobre todo, de los sistemas educativos, sobre el trato hacia las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, quienes no deberían ser etiquetados, sino simplemente tomados en cuenta como seres humanos, la cual es su característica principal.
Trailer de Mariposas verdes, película de Gustavo Nieto

Harold Sánchez





miércoles, 4 de octubre de 2017

¿Alan quién? Pues Alan D.D. El escritor nocturno

Hace poco leí un libro titulado “Tinta nocturna”, una serie de relatos cortos escritos por el bloguero Alan D.D., quien escribe desde adolescente y ahora a sus 22 años espera triunfar en el mundo de las publicaciones literarias.

A mí particularmente me encantaron las historias que leí. Considero que un gran porcentaje de personas del siglo XXI se puede identificar con ellas. Esto es porque los personajes y sus experiencias, a pesar de desarrollarse en su mayoría en mundos totalmente imaginarios, poseen cualidades muy humanas. Una, por ejemplo, trata la depresión en un contexto medieval. Se nota que Alan introdujo algunas de sus propias experiencias de una forma disfrazada o que quiso llegar al corazón de cada lector en una forma entretenida y dinámica, pero con una enseñanza o reflexión.

Tinta Nocturna por Alan D.D.
Alan se considera un chico soñador que ha mejorado su estilo con el paso de los años y aumentado su creatividad. Sus escritos se abocan a adolescentes y jóvenes adultos. A continuación les dejo la entrevista que me concedió, para que puedan conocer quién es y lo apoyen en su trabajo como escritor. Con esto ponemos un grano de arena en la consecución de su sueño.

Al final de este post se encuentra el link a su blog para que ustedes mismos chequeen su trabajo.


1. Algunas de tus historias se encuentran dentro del género “Dark Fantasy”: Ej. Feralda y La sangre de Pandora, y otras se enfocan en temas más aplicados a la realidad, como por ejemplo: en La llave te enfocas en el amor gay y en Blanco impoluto en un joven que insiste en pensar diferente pese a golpes y amenazas. ¿De qué tipo de género te calificas como escritor?

“Me interesa más, tanto escribir como leer, la fantasía oscura y el romance paranormal, aunque disfruto más el primero por encima del segundo. Mis géneros principales son esos dos pero trato de no quedarme encasillado. Por ejemplo, hay ciertas ideas, ciertos personajes que se salen de esos géneros y, digamos, necesitan una historia más realista o un contexto de ciencia ficción.”

2. ¿Qué es lo que más te inspira para escribir? O, mejor dicho, ¿cuál es tu fuente de inspiración?

“Casi siempre la inspiración me llega por una imagen, una canción o un video. Por ejemplo, Reflections, la cual se encuentra publicada en Wattpad, se me vino a la mente cuando vi una imagen publicada en un grupo de Facebook, en la cual aparecía una chica en un mundo oscuro, sentada mirándose en un lago. Digamos que ahí se me ocurrió el 50% de la historia. Me ha pasado muchas veces así. Incluso, hay momentos en los cuales no tengo inspiración y, entonces, me siento a andar las redes sociales o ver videos y, de repente, veo algo y digo: esto es lo que me hacía falta, y comienzo a trabajar inmediatamente.”

3. ¿Hacia qué público te diriges cuando escribes?

“El grupo al cual me gusta dirigirme va desde los 17 hasta…digamos los 27 años. No me cierro a que lleguen a los 30 o 40, o que me lean menores (aunque creo que algunas de mis historias son algo fuerte. Total, entre gustos y disgustos no discuto) pero me interesa más ese rango de edad porque considero que es entre los 17 y 27 que el ser humano define quién es, comienza a tener sus complejos de identidad, digamos que comienzan todos los problemas típicos de la edad (o se agudizan), recordemos que a esta edad hay demasiado estrés y ansiedad (yo mismo estoy lidiando con eso), y me gusta pensar que estoy creando una distracción educativa a todos esos problemas.”

4. En algunas de tus historias incluyes canciones de cantantes populares contemporáneas, como Rihanna o Lady Gaga. ¿Son estas parte de tus favoritas, o las colocas para hacer sentir a tus lectores más identificados con tus historias?

“Primero que todo, incluyo las letras de algunas canciones porque me gustan (soy fanático a morir de Lady Gaga. La considero la perfección andante) y, digamos que también lo hago para que el lector se sienta identificado. A veces las escucho mientras las escribo y me siento inspirado por ese verso, ese coro o esa frase, los cuales me dan la imagen exacta de lo que quiero y digo: tengo que incluirlo.”

5. El nombre de la madre del personaje principal en “El engaño de píldora f G” es Faith Gil, el cual es fonéticamente parecido al de la cantante de country Faith Hill, ¿existe alguna coincidencia, o fue a propósito? de haber sido a propósito, ¿refleja entonces esto otro de tus gustos musicales?

“Lo de Faith Hill es completamente una coincidencia. No tenía idea (risas). No tengo nada en contra de la música country, pero por ahora no está en mis gustos, aunque uno nunca sabe cuándo se le ocurrirá escribir una historia de brujas, vampiros y vaqueros (risas). Sería una buena idea.”

6. En la misma historia antes mencionada, el personaje principal dice que no existe ningún Dios, y de hecho, por lo visto, la sociedad entera de la historia discriminaba a quienes profesaban el cristianismo ¿es esto otro reflejo de tu personalidad, es decir, Alan D.D. no cree en Dios?

“Sí soy creyente, sí tengo mi fe, creo que Dios está allí, sea cual sea el nombre o la cara que se le quiera poner o el símbolo, para mí eso no es negociable, pero sí creo que a veces las personas utilizan la religión para hacer daño. Para el contexto de ciencia ficción de esta historia me pareció adecuada, aunque no lo comparto, crear una atmosfera donde la sociedad fuera atea. Esta inspiración la tuve de una saga de libros que me encanta, la cual propone la idea de que las religiones y los dioses son nocivos para la sociedad. Yo prefiero pensar que es la gente que los utiliza con propósitos nocivos. No estoy de acuerdo con que se discrimine a alguien por sus creencias, pero si estoy de acuerdo en que más de una persona utiliza ciertos pretextos religiosos para hacer daño.”

7. Volviendo al tema de las historias que se enfocan en resaltar el orgullo de ser diferente: ¿estás tratando de llevar algún mensaje a la sociedad sobre que ser “diferente” es totalmente normal? ¿nace esto de alguna experiencia personal?

“Al fin de cuentas todos somos diferentes, somos distintos uno de los otros. Yo me considero un ser bastante excéntrico, bastante raro (risas), pero también estoy de acuerdo en que muchas personas por querer encajar y ser aceptadas tratan de volverse más acorde a lo que se conoce como ‘normal’, a vestirse como ‘normal’, a escuchar la música que es ‘normal’, y yo pienso que se pierde bastante la esencia de una persona. Yo creo que si todos fuésemos iguales en este mundo, yo ya me hubiese pegado un tiro. Pienso que no hay nada de malo en ser diferente, más bien le da un saborcito a la vida.”

8. De todas las historias que has escrito, ¿cuál es la más significativa para ti? ¿Con cuál te sientes más identificado?

“Es casi imposible seleccionarla, pero justo ahora mis libros favoritos son Reflections, que trata la depresión de una manera muy metafórica (claro, envuelta en un contexto de fantasía oscura con toques medievales), y una historia que tengo bastante abandonada, Blood to Blood (Sangre a sangre), a la cual le tengo mucho aprecio pero, por razones que no vienen al caso, no la he podido retomar.”

9. ¿Cuál consideras es tu mayor desafío como escritor? ¿consideras que aún existen desafíos por superar?

“El mayor desafío es superar el ‘síndrome de la página blanca’. Cada vez que voy a escribir algo nuevo y está esa bendita página en blanco frente a mí, creo que hasta me da jaqueca. Es lo que más me cuesta, saber cómo empezar, bien sea un libro, un capitulo, un poemario, etc. Ya después es fácil. Pero si no sabes empezar pierdes al lector completamente. ¿Retos a superar? Muchísimos. ¿Uno de ellos? aprender a sacarle más provecho a mis historias y mis personajes.”

10. ¿Cuál es tu próxima meta como escritor?

“Mi próxima meta (sonará un poco egoísta para los puristas) es publicar con una editorial. Hasta ahora he publicado por mi cuenta en Wattpad, Amazon y otros portales. He tenido la oportunidad de conocer gente maravillosa, y lo he disfrutado, pero es demasiada responsabilidad porque debo editar, crear la portada y la publicidad, estar pendiente de cuál es la mejor fecha para publicarla, estar pendiente de los comentarios de los lectores, en fin, es demasiado. Lo disfruto, pero a veces me agobio. Otra meta sería ver mis historias llevadas a la pantalla grande.”

Conoce las historias de Alan en su blog: http://tintanocturna.blogspot.com.co/

Otros títulos de Alan D.D.


sábado, 22 de julio de 2017

Quiérete, lucha por tus sueños y enfrenta al mundo: mensaje de Sing Street

Sing Street, dirigida por John Carney, gira 
alrededor de un chico que forma una banda para 
impresionar a una chica. Foto: Agencia
Un comentario emitido por un crítico la calificó como una película con el típico pensamiento juvenil de arriesgarse en forma tonta para lograr un sueño. Tal vez no sea el tipo de film que causa gracia a los adultos serios conservadores (y a algunos jóvenes incluso). Si es de calificar esta cinta como una historia para jóvenes soñadores, entonces es definitivamente dirigida a personas como “yo”, que me he trazado metas grandes para alcanzar. Recordemos: siempre es bueno encontrar algo que nos dé motivación en la consecución de nuestras metas, y Films como Sing Street son parte de esos motivadores, si son bien entendidos, por supuesto.

La película sigue la vida de un joven irlandés llamado Conor, quien forma una banda con la única intención de impresionar a una chica, pero que luego se lo tomará en serio cuando comprenda cuánto puede expresar a través de sus canciones: rabia, descontento con los métodos disciplinarios de su escuela, tristeza por su situación familiar y gritar en notas musicales lo que no se atreve a expresar en conversaciones. Sobre todo, Conor verá la música como una oportunidad para iniciar una nueva vida y salir adelante en una crisis financiera nacional.

Conor, interpretado por Ferdia Walsh-Peelo, es un chico tímido
que cambiará radicalmente a través de la música.
Foto: Agencia

Al principio de la película vemos a un Conor tímido, quien necesita la ayuda de su hermano para componer sus canciones pero, a medida que la trama se desarrolla, lo vemos crecer emocional y artísticamente, poniendo su propia marca en sus canciones. En la misma forma, su seguridad en sí mismo se incrementa, hecho que expresa experimentando con diversos estilos de vestimenta sin importarle los comentarios de su familia, profesores y compañeros de clases; también se siente con más fuerza para hacer valer sus opiniones y defenderse de quienes le critican, así como resolver sus problemas de bullying sabiamente. Por ejemplo, En una de sus canciones, llamada Brown Shoes, resume todos sus encontronazos con el sacerdote rector de su colegio y, en forma atrevida, pero aún con razón, le indica que no es nadie para decirle quien ser.

Brendan, hermano de color, soñaba con ser músico pero 
abandonó su sueño por dejarse llevar por sus circunstancias.
Foto: Agencia

Otro personaje de la película es su hermano, Brendan, quien soñaba con ser músico, pero abandonó ese sueño por no tener el coraje de enfrentar al mundo y sus crudas realidades que a veces imposibilitan la consecución de las metas, y por prestar atención a quienes hicieron comentarios negativos sobre sus aspiraciones. Brendan, quien representa a quienes se acobardan por temor al fracaso, aconseja a su hermano de hacer aquello que él no se atrevió: lanzarse a la lucha por sus sueños y encarar al mundo.  



Raphina, el interés amoroso de Conor, interpretada por 
Lucy Boynton, es una chica que no sabe apreciarse a sí
misma. Foto: Agencia.  

Asimismo, Raphina, la chica interés de Conor, es una joven aspirante a modelo con muchos problemas familiares y económicos, quien encontrará en Conor apoyo e inspiración para atreverse a luchar por lo que quiere. En esta historia Raphina representa a toda chica joven, bella y talentosa que se subestima a sí misma. “De ellas abunda el mundo”.

Al final (viene un pequeño spoiler) Connor y Raphina deciden irse a Londres para buscar una mejor calidad de vida e incrementar la posibilidad de alcanzar sus objetivos, un movimiento muy arriesgado de su parte, pero el cual hacen con fe y determinación, con mucha seguridad, sobretodo de parte de Connor. Sobre esto opino: tal vez lo mejor no sea abandonar la escuela para ir a perseguir un sueño, pero aún así considero Sing Street como una película inspiradora por las siguientes razones:

  1. Nos recuerda que existen momentos en los cuales debemos tomar decisiones sin tanto pensarlas, porque si no lo hacemos en el instante preciso podríamos nunca tener la oportunidad nuevamente. Conor debe decidir mudarse a un país distinto junto a su chica, escapando de una situación económica que destruye la sociedad en la cual vive y no le permitirá tener un buen futuro.
  2. La historia apela a nuestras emociones, pues nos insta a amarnos a nosotros mismos.
  3. Nos enseña cuán importante son nuestros sueños, probablemente, lo más importante, y que por lo tanto no debemos descuidarlos.
  4. También muestra explícitamente, a lo largo del desarrollo de los acontecimientos, lo imprescindible de ser nosotros mismos, pues eso es lo que nos dará la actitud necesaria para triunfar.
  5. Igualmente nos dice, sobretodo en la canción Brown Shoes, interpretada por el protagonista y su banda casi al final de la cinta, a no prestarle atención a comentarios sobre nuestra personalidad. La canción específicamente apunta hacia quienes se atraviesan en nuestro camino para vituperarnos o criticarnos, y recalca que podemos triunfar mientras ellos, probablemente, seguirán donde están.
  6. Además de todo ello, nos muestra que es necesario arriesgarnos, pues nunca sabremos cuales serán los resultados si no lo intentamos. Es mejor intentar y fallar, a quedarnos con la duda. Esto específicamente es expresado en el tema Drive It Like You Stole It, cantado también por la banda del protagonista.

La película está ambientada en el Dublin de los años 80.
Posee diversas escenas tanto frente al mar, como dentro de él.
Fotos: Agencia

Esta película no solo está ambientada en el Dublin de los 80, sino que también tiene esa vibra ochentera de muchas cintas realizadas en esos años, como La chica de rosa o Footloose, producciones destacadas por retratar a la juventud soñadora de esa época, quienes no pensaban mucho para hacer escuchar sus voces o revelarse contra  una sociedad que, según ellos, los reprimía, no dejándoles expresarse cómo ellos eran.

A mí, Sing Street me dió coraje para dar el paso final en una importante decisión que debía tomar. Realizé el mismo movimiento atrevido de Connor y Raphina (pero con mis estudios terminados), y los resultados han sido increíblemente favorables. Califico esta película como un motor motivador para todo aquel con sueños y metas, un film que apela al corazón de toda persona joven llena de ilusiones para un futuro maravilloso, las cuales podrán ver realidad si trabajan con constancia y determinación.

Respecto a los aspectos técnicos, las locaciones ambientadas en el Dublin de los años 80 son muy buenas, así como las escenas frente y dentro del mar. La musicalización es relajante al oído del espectador, y las canciones retratan 100% los deseos y emociones de los personajes, lo cual la hace 100% ideal para esta trama, además de hacernos sentir identificados con ellas. La película comienza como una cinta juvenil normal pero, a medida que la trama se desarrolla, deja ver al espectador una historia maravillosa, con un toque especial y diferente a muchas otras contemporáneas. 


La vida es una sola, y es necesario tomar riesgos a veces para poder vivirla a plenitud. También debemos vivir como si cada día fuera el último, hacer todo lo que nos gusta (solo lo bueno, por supuesto) no dejarnos limitar, ser felices… ¿por qué no?  ¿Deberíamos permitir a otros decidir por nosotros? ¿Prestar atención a nuestras limitaciones físicas o económicas? ¿Dejarnos dominar por el miedo?


El día es hoy. Vive tu vida al máximo. Toma el control. Enfrenta tus miedos y serás feliz. Si eres del tipo de joven que necesita inspiración e impulso, te invito a ver la película Sing Street para que, al igual que a mí, te sientas inspirado.  
Disfruta ser tú mismo. Se feliz. Mensaje de Sing Street. Foto: Agencia

sábado, 4 de febrero de 2017

Hacksaw Ridge: la increíble (y totalmente real) historia del salvador de 75 vidas



Desmond Doss (1919-2006). Foto: Agencia




Basada en la vida real de Desmond Doss, un hombre adventista del séptimo día que rechazaba la violencia y se negaba siquiera a sostener un arma, nos llega “Hasta el último hombre” (Hacksaw Ridge, título original en inglés), mostrándonos a los habitantes del siglo XXI la historia de un médico de combate que salvó la vida a 75 soldados americanos sin disparar una sola arma, y quien además realizó toda esta hazaña solo, en una condición incomoda y peligrosa, pues se encontraba a pocos metros del enemigo (e incluso entre ellos por un momento).

El actor encargado de darle vida al personaje principal es Andy Garfield (The Amazing Spiderman y The Amazing Spiderman 2). Su actuación es espectacular, y hasta conmovedora cuando lo vemos exclamar “Dios, por favor, uno más” (refiriéndose a salvar a otro soldado). El personaje, al principio, no se ve muy interesante, luce más bien como alguien que no aporta algo diferente (normalito), pero a medida que el film avanza lo vemos evolucionar y cautivar nuestra atención, siendo su climax el momento cuando se encuentra en el campo de batalla, donde su esencia sale a relucir, y la cual no deja de ser asombrosa hasta la última imagen del film. Digamos entonces que Garfield “se la come” poco a poco. El joven actor aporta lo necesario para hacer brillar la humildad, determinación y heroísmo tan característicos del personaje, mientras que este, con su historia, le brinda a Garfield la oportunidad de brillar en la pantalla. (Siempre he dicho cuán responsables son los personajes de que un actor pueda demostrar sus capacidades, siendo responsabilidad del actor mostrar a la audiencia con éxito la esencia de ese personaje).
 
Andrew Garfield interpreta a Desmond Doss en el film. Foto: Agencia
La música de fondo es un trabajo espectacular también. En perfecta armonía con las imágenes del soldado Doss salvando las vidas de sus compañeros, nos hace vivir el momento como si estuviéramos ahí, al crear una atmosfera que lleva a conmovernos. (La película está nominada a mejor edición y mejor mezcla de sonido, pero no a mejor música original. Imagino que la de las otras películas debe ser mucho más sublime).

Además de estar nominada a mejor edición de sonido y mejor mezcla de sonido, también está nominada a mejor montaje. Adicional a esto, Garfield consiguió una nominación a mejor actor, y Mel Gibson, quien está nuevamente detrás de cámaras después de diez años, fue nominado a mejor director, pero lo mejor, es que el film está compitiendo en la categoría mejor película. (Me hubiese gustado ver a Hugo Weaving nominado a mejor actor de reparto también).

Les digo que a quien le guste saber sobre historia y/o cultura general, esta película les servirá para aprender un poco más, pues ilustra la vida del único soldado objetor de conciencia que ha ganado la Medalla de Honor. Y la cinta nos muestra exactamente el por qué: Desmond Doss utilizó una soga para bajar a 75 soldados americanos heridos desde lo alto de un risco uno a la vez. ¡Sí! ¡Uno a la vez! 75 veces realizó lo mismo. Viendo esta representación en la película, y leyendo más al respecto, imagino cuán difícil y extenuante esto debió ser. Desmond Doss fue, en definitiva, un ejemplo a seguir de humildad, amabilidad, y la imagen de alguien que buscaba hacer del mundo algo mejor.


Desmond Doss recibe la Medalla de Honor por parte del presidente Truman en 1945. Foto: Bettman Archive
Déjenme decirles también que, después de haber leído sobre él en un documento redactado por el propio presidente de Estados Unidos para ese entonces, Harry S. Truman, y el cual localicé en el blog de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, puedo decirles que la película se queda corta.

Cuando puedan, véanla. No se arrepentirán de pagar la entrada, incluso, más de una vez.
Andrew Garfield obtuvo una nominación al Oscar a mejor actor por su interpretación de Desmond Doss, el soldado cristiano que salvó a 75 de sus compañeros en un campo de batalla durante la Segunda Guerra Mundial. Foto: Agencia

Mel Gibson dirigió este fil, el cual tiene seis nominaciones a los Oscar de este año. Mel Gibson está de vuelta en la dirección después de seis años ausente. Foto: Agencia

Andrew Garfield en una de las escenas donde Doss salvaba a uno de sus compañeros al bajarlos con una cuerda desde lo alto de un risco. Foto: Agencia